7 de cada 10 hipertensos no tienen controlada su presión arterial

Resultados de un relevamiento en nuestro país que involucró a más de 68 mil adultos.

Por Gimena Rubolino

miércoles 17 de octubre, 2018

Pese a ser el principal factor de riesgo cardiovascular, más peligroso inclusive que el tabaquismo, y a ocupar el primer puesto como causa de mortalidad y de discapacidad, la hipertensión arterial no es seriamente considerada como  enfermedad y no le dan la importancia que se merece los pacientes, algunos profesionales de la salud y tampoco el propio sistema sanitario”. Así lo expresaron desde la Sociedad Argentina de Hipertensión Arterial (SAHA), que presentó los resultados  de la Campaña ‘Conoce y Controla tu Presión Arterial 2018’, alineada con una iniciativa global de la Sociedad Internacional de Hipertensión, que incluyó, entre otras actividades, la medición de la presión arterial de más de 68 mil adultos a nivel nacional en mayo de este año.

Los resultados de la campaña serán presentados durante el “XXVI Congreso Argentino de Hipertensión Arterial“, que tendrá lugar en Mar del Plata del 11 al 13 de abril de 2019. Entre las principales conclusiones de este sondeo, se vio que sobre 21.825 mayores de 18 años que presentaron niveles elevados de presión arterial (31,8% del total), casi 4 de cada 10 (37,7%) desconocían su condición. Entre quienes se sabían hipertensos, un 27,4% estaba en tratamiento, pero no presentaba un buen control de su enfermedad, y un 3,1% no estaba recibiendo ningún tratamiento.

En otras palabras, casi 7 de cada 10 hipertensos (68,2%) que se acercaron voluntariamente para hacerse un control no sabían de su enfermedad, no estaban en tratamiento o el tratamiento era deficiente. Llamativamente, solo un tercio (31,8%) se encontraba bajo tratamiento y bien controlado.

El relevamiento consistió en el control voluntario de personas de todas las edades en casi 60 centros de salud distribuidos en todo el territorio nacional. Se duplicó la cantidad de registros con respecto a la misma campaña en 2017.

Con respecto a las fallas relacionadas al conocimiento y al control de la hipertensión arterial, la Dra. Judith Zilberman, especialista en Cardiología e Hipertensión Arterial, presidente de la Sociedad Argentina de Hipertensión Arterial, afirmó que hay que buscar los motivos tanto en los pacientes como en los médicos tratantes o el sistema de salud. Por el lado de los pacientes, “el principal problema es la mala adherencia al tratamiento, la cual puede relacionarse con la falta de síntomas vinculados a la hipertensión, los efectos adversos o el costo de las medicaciones o simplemente por olvidos involuntarios o creencias de los pacientes respecto de la ingesta de la medicación”.

Los médicos, por su parte, agregó la especialista, “prescriben dosis menores a las necesarias, utilizan menos drogas que las requeridas o combinaciones de drogas inadecuadas, y -muchas veces-subestiman la verdadera dimensión de la hipertensión arterial, un conjunto de condiciones que configuran el concepto de inercia médica”.

Finalmente, al referirse al sistema de salud, la Dra. Zilberman señaló como principales problemas: la ausencia de políticas adecuadas en relación con la hipertensión arterial y sus consecuencias, el escaso tiempo del médico para cada consulta y la falta de campañas masivas de concientización.

 Cómo tomarse la presión arterial

  • Ante todo, hágalo con equipos digitales automáticos validados.
  • Intente medirse en diferentes momentos del día.
  • Siéntese en una silla con respaldo de modo que permita mantener la espalda apoyada.
  • Apoye los dos pies sobre el piso. No cruce las piernas.
  • Apoye el brazo sobre una superficie plana con la palma hacia abajo.
  • Espere unos minutos (idealmente cinco) antes de iniciar el registro de la presión arterial.
  • Cuando termine anote el valor que le arrojó el medidor.
  • Si puede, haga otro control uno o dos minutos después del primero y anote los dos.

– Conductas recomendadas:

  •  Visitar al médico y realizarse chequeos de los factores de riesgo.
  • Medirse la presión al menos 1 vez por año con un equipo automático validado.
  • Tomar las medicaciones antihipertensivas indicadas por el profesional.
  • Reducir el consumo de sal, aun sin ser hipertenso.
  • No fumar.
  • Mantener un peso adecuado.
  • Hacer ejercicio físico en forma regular.
  • Mantener una dieta saludable baja en sal, rica en frutas y verduras, legumbres y pescado.
  • Restringir la sal de mesa (buscar opciones de sales modificadas bajas en sodio o sin sodio); Panificados (galletitas, facturas, pan, pizzas, empanadas); embutidos, fiambres, quesos y productos procesados.

Comentarios