11 de octubre: Día Mundial de la Obesidad


side view of an elderly black and African-American man who is overweight and obese who causes health problems is drinking water after running to lose weight on medical advice

La pandemia de la obesidad sigue creciendo con métodos que no están generando, desde hace 50 años, ninguna solución definitiva.

Hoy la comida, al igual que la expansión de los psicofármacos, genera adictos.

¿Qué sucede? ¿Los médicos están siendo mal informados?

"Es posible salir del “mercado” de la obesidad, sabiendo detectar el engaño", detalla la doctora María Alejandra Rodríguez Zía especialista en Endocrinología.

Entre la especulación y el engaño

Un gran número de personas obesas o con sobrepeso intentan ponerle fin a su situación.

Estas personas, movidas por la dificultad para adelgazar, son víctimas de individuos o empresas que unen a su búsqueda de beneficios una evidente falta de escrúpulos.

¿Cómo actúan? Ofreciendo productos y tratamientos “milagrosos”, promoviendo intervenciones estéticas desmedidas, vendiendo productos “orgánicos” para bajar de peso, y hasta generando clases online especiales para combatir la obesidad.

Una industria adictiva

El mundo ha sido invadido por enormes cantidades de estimulantes de nuestro cerebro, para hacernos adictos especialmente a los hidratos, que son los primeros responsables de generar obesidad.

Podemos señalar que el hombre agrega en el proceso de industrialización, tanto a las harinas como a los azúcares, cantidades de sustancias que hacen que el cerebro sea adicto a ellas. Desde la aparición de la industrialización de los alimentos y supermercados, se ha producido la pandemia de la obesidad.

Cuando somos niños, desde que empezamos a consumir la leche de vaca, las harinas y las primeras golosinas, comenzamos la adicción.

El peligro infantil

Los niños son condicionados por la alimentación desde adentro de la panza. Luego, al pequeño, se le presentan alimentos que son totalmente adictivos(las golosinas, los alfajores, los fideos, etc.), y su cerebro todo el tiempo está recibiendo mecanismos que van a producir, lenta o rápidamente, la obesidad.

Respecto de esto, el adulto puede tener opciones para elegir, pero el niño ya es un “esclavo”. El adulto, para salir de este círculo vicioso tiene que ponerse en manos de profesionales.

Medicina responsable

"Si la intención fuera erradicar verdaderamente este problema, entonces se cambiarían las políticas sobre la industria alimentaria".

"Atacar el verdadero problema de fondo, consiste en erradicar los alimentos artificiales y que el paciente obeso pueda redescubrir la alimentación natural" agrega Zía.

Aliados de la obesidad

  • Luego de 60 años de la aparición de las anfetaminas, que eran despertadoras y estimulantes del sistema nerviosos central y a las que también se les encontró el efecto de disminución del apetito, se siguen publicitando.
  • El avance de la biotecnología ha generado, a través del feedlot dado a la ganadería y también a los pescados, un tipo de carne que termina siendo adictiva y perjudicial para los pacientes.
  • La ola de los productos transgénicos y la artificialidad de todos los elementos envueltos con etiquetas engañosas que contribuyen a la pandemia de obesidad.
  • El avance malicioso de los edulcorantes, que son más rentables, habituales y peligrosos.
  • La producción de productos baratos como el jarabe de maíz de alta fructosa y del trigo con alto nivel de gluten, que lo hace más benéfico para la industria de las harinas blancas.