10 consejos para hacer que tu experiencia en el Hot Sale sea un desastre total

Podés hacer las cosas bien o podes hacer las cosas mal. Acá te vamos a dar diferentes formas de comportamiento para que este Hot Sale califique como la peor experiencia de compras de tu vida.


Las oportunidades para sacar ganancia de las situaciones diarias son pocas. Los Hot Sale y los Black Fridays son períodos planeados para mejorar la posición del comprador, donde las expectativas, los precios y los objetos ofrecidos nos ponen en una posición que parece ser un momento único que debe aprovecharse a toda costa.

Esto nos genera ansiedad y un impulso por comprar todo. Un instinto primitivo de obtener la mayor cantidad de cosa para superar los momentos de “escasez” nos hace vulnerables a prácticas y situaciones que muchas veces no cometeríamos en otro momento.

Por eso en la web se pueden encontrar cientos de artículos periodísticos (y no tanto) sobre consejos para no “pifiarla” en estos momentos de frenesí de compras y ventas a precios de ganga, donde pensamos poco y ponemos la tarjeta fácilmente.

La idea de esta nota en particular es ir por el camino contrario. Si queres que tu experiencia en estos días con el Hot Sale, sea una de esas experiencias para contar, donde el héroe (que sos vos) sale mal parado y el final de la peli es esos que no te gustan. Bueno, entonces seguí estos diez… ¿Consejos?

Las diez formas de arruinar el Hot Sale

 

1- No mires alrededor

Te recomiendo que NO entres a la página oficial del Hot Sale: https://www.hotsale.com.ar/ y no se te ocurra verificar todas las ofertas que la plataforma tiene. Eso es de inseguros. Tampoco compres en las tiendas que participan del evento accediendo a través del sitio oficial de Hot Sale. Buscalas por otro lado. Por ese link que te mandaron por email o en una búsqueda en Google, pero siempre las de más debajo de los resultados. Riesgo es nuestro segundo nombre.

2-Nunca revises los precios de antes y después

Si vas a comprar algo y hace rato que lo venís pensando y revisando precios, ni se te ocurra comparar los precios que tenías de antes del Hot Sale con los que tiene el Hot Sale ahora. La máxima es: compra sin pensar, sin remordimientos, sin inteligencia.

3-Ni se te ocurra leer las políticas de cada tienda.

Puede ser que durante los días de ventas tan grandes, las tiendas establezcan políticas de devolución e intercambio más estrictas. Pero no te preocupes. No leas nada de cómo son las garantías, devoluciones y cambios, eso te hace perder tiempo en la compra. Si vas a comprar una prenda de vestir, ni te preocupes por los talles y la forma de cambio si no te va bien. Las personas de acción no nos preocupamos por cosa pequeñas. Solo actuamos.

4-No verifiques nada sobre la seguridad del sitio

Eso, compra a lo loco y no mires si el sitio es seguro, si dice http en lugar de https en la url. O si en lugar de MercadoPago dice Mecadopago (¿Notaste la diferencia?). Pone la tarjeta así, a lo loco en MuniMudo, en Fragueva o en Garabino. Tener miedo es de cobardes y la tarjeta es un arma. ¡Hasta la vista baby!

5-Comprá aunque no lo necesites

En épocas de pandemia todo es necesario. Más si el precio conviene. Por eso compra eso que viste a buen precio aunque no sea necesario. ¿El LCD de 40 pulgadas del living del depto de 30 metros cuadrados ya no es suficiente, y están en oferta los LCD de 55 pulgadas? Pues adelante. Netflix te lo está pidiendo a gritos.

6- No analices, perdes tiempo

No te detengas a ver las distintas opciones de pago y los tiempos de entrega disponibles. El producto va a llegar cuando tenga que llegar y las tasas de interés no es algo que te deba preocupar. Si no sos contador recibido no te pongas a calcular las diferencias entre cuotas. Ya vas a tener bastante tiempo para pensar mientras esperas dos meses a que te llegue la máquina para hacer pan con almendras tostadas.

7- Usá la tarjeta de débito en lugar de la de crédito

SI, ya sé que usar la tarjeta de crédito en estos casos de compra es más seguro porque podes anular el proceso y es más fácil que te devuelvan el dinero. Por eso para arruinar la experiencia lo mejor es usar la tarjeta de débito que le transfiere en forma instantánea el dinero al “vendedor” y después de eso no podes hacer mucho.

8-Usa una compu del trabajo o con WiFi publica para comprar

Eso, tratá de hacer la compra en el lugar más inseguro que puedas. La pc del trabajo o la compu de tu casa que está conectada a la WiFi que le robas a tu vecino. No te preocupes si los datos de tu tarjeta pasan por lugares donde puedan ser capturados por gente mala.
Y ni se te ocurra usar el teléfono móvil para comprar, es la forma más segura, pero en esto de arruinar el día, no usarlo es la mejor opción.

9- No se te ocurra actualizar el antivirus o el navegador justo ahora

Para que hacerle más difíciles las tareas a esos programas que pueden capturar el número de tu tarjeta de crédito y que entraron en tu maquina como un jueguito o como una forma de ver Netflix gratis (y que nunca anduvo). No actualices el antivirus o el navegador así ellos trabajan tranquilos. Deja todo como esta y lánzate a comprar usando todas tus tarjetas. Y cuando te aparezca esa ventana emergente pidiéndote tu CBU, el nombre de tu tía Ronilda y del cumpleaños de tu mascota ponele todos los datos. No te vas a arrepentir.

10-No guardes los recibos o correos electrónicos de confirmación

Si pasa algo la gente normal siempre tiene alguna forma de reclamar, un número de orden, un pdf con la factura de compra, un email de confirmación. Nosotros queremos ser geniales, diferentes, efervescentes, guapos. Por eso no guardamos nada.

Y como se leía en la bajada de esta nota (lo que sigue al título y esta antes del texto largo): “Podes hacer las cosas bien o podes hacer las cosas mal”, lo que no está ahí escrito es que vos podes elegir.